Marquesas

Venga, demos espíritu navideño al blog con una receta típica de estas fechas que están a punto de llegar, las marquesas de Navidad. La receta de estos bizcochitos esponjosos originarios de la provincia de Toledo parece que fue creada por el confitero Hipólito Juanes De la Cruz en el año 1924 en Sonseca, una localidad al sur de Toledo cuna también de la muy navideña marca Delaviuda. Sorprende un poco que en mucho menos de un siglo hayan llegado a ser llegado a ser uno de los dulces más tradicionales de la Navidad en España, con permiso del turrón y los polvorones, claro.

Es curioso que tantos dulces navideños tengan a la almendra como ingrediente principal, ¿verdad? ¿Se os ocurre alguna razón?

Total, que la receta que os propongo es muy fácil de hacer y además es sin lácteos ni gluten. Cuando estaba buscando, vi que algunas recetas llevan harina de trigo, pero la verdad me parece que no es lo más tradicional.

Al lío.

Ingredientes para 12-15 marquesas grandes:

  • 150 g de almendra molida
  • 150 g de azúcar
  • ralladura de medio limón
  • 3 huevos medianos
  • azúcar glas para decorar (opcional)

Cómo preparar marquesas navideñas:

Precalentar el horno a 200 ºC.

Verter la almendra molida en un cuenco amplio y deshacer los grumos con un tenedor.

Añadir el azúcar y mezclarlo con unas varillas.

Rallar la piel del limón sobre la mezcla de almendra y azúcar y remover con las varillas para mezclarlo todo bien.

Agregar los huevos y batir con las varillas durante unos dos minutos hasta que estén bien integrados y la masa sea homogénea.

Colocar las cápsulas en el molde y rellenarlas de masa hasta un poco menos del borde (yo me quedé un poco corta porque las cápsulas eran enormes).

Bajar la temperatura del horno a 180 ºC y hornear las marquesas durante unos 12 – 15 minutos con calor sólo por abajo, a media altura. En hornos que no tengan esta opción, colocar la bandeja en la posición más baja, para evitar que se quemen por arriba antes de estar listas. Para comprobar si están hechas, se pinchan con un palillo que tiene que salir limpio.

Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla.

Para darles el aspecto típicamente navideño, espolvorearlas con azúcar glas con la ayuda de un colador fino o un tamiz. Las marquesas si no están nevadas, no son marquesas. 😉

Notas:

Normalmente compro almendra molida, pero durante el confinamiento descubrimos que nuestra batidora de vaso Felipa hace unas «harinas» de frutos secos más que aceptables y creo que los accesorios picadores de las de mano también dan buenos resultados.

Las marquesas tradicionales son cuadradas, pero como van a estar igual de buenas en formato redondo, si no las encontráis, podéis usar cápsulas para magdalenas.

Si no tenéis bandeja para magdalenas (ya sean redondas o cuadradas) y vais a poner las cápsulas directamente en la bandeja del horno, acordaos de que hay que ponerlas dobles para que no se abran demasiado. Creo que hay cápsulas para marquesas que son de un papel más gordito y rígido que no necesitan ir de dos en dos.

Y hablando de moldes y cápsulas, yo usé moldes de magdalenas medianas, que son de un tamaño bastante grande para lo que son las marquesas, así que es posible que os salgan bastantes más si usáis cápsulas pequeñas.

Recordad que los tiempos son orientativos y dependen tanto de vuestro horno como del tamaño de los moldes/cápsulas, si es la primera vez que las hacéis, estad pendientes, lo suyo es que no se doren demasiado.

Fuente:

La receta que usé es esta de MaríaLunarillos y la elegí porque necesitaba que fueran sin gluten, pero principalmente porque creo que en este tipo de recetas tradicionales el éxito está en la simplicidad en cuanto a ingredientes, que sean pocos pero buenos.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.